‘Better Call Saul’: Temporada dos

Muchos de los lectores de estas líneas sabrán que Better Call Saul es el spin-off de la aclamada Breaking Bad. Una serie que ha sabido distanciarse lo justo de la original para convertirse en una ficción renovada y con nombre propio. Ahora, a las puertas del último capítulo de la segunda temporada, toca hacer balance de lo que han supuesto estos nueve episodios (sin spoilers).

La historia arrancaba con Jimmy McGill en un momento de toma de decisiones en su vida. El abogado protagonista tenía que elegir entre continuar trabajando por su cuenta, como le habíamos visto hasta ese momento, o aceptar un puesto dentro de un reconocido despacho de abogados en el que, además de su trabajo, le ofrecerían todo tipo de comodidades.

Mientras decide qué rumbo debe tomar su vida, Jimmy estrecha la relación que tiene con su compañera, y también abogada, Kim Wexler, que lo mismo hace las veces de amiga a la que contar sus problemas, que de pareja sentimental.

Por otro lado, está su hermano, Chuck McGill, uno de los dueños del bufete de abogados Hamlin, Hamlin & McGill. Aún en esta temporada continúa padeciendo la hipersensibilidad que le hace sufrir cuando se encuentra expuesto a cualquier tipo de electromagnetismo, aunque le vemos mucho más dispuesto a luchar para sobrellevar su enfermedad.

En la otra línea argumental de la serie, volvemos a acercarnos a la historia de Mike Ehrmantraut, que continúa haciendo de la felicidad de su pequeña nieta, y por extensión de su nuera, su prioridad. Toda amenaza que pueda cernirse sobre ellas es extremadamente peligrosa y él sabe que tiene que mantenerlas a salvo.

Además, y por si quedaba alguna duda, su personaje se va pareciendo cada vez más al que conocimos en Breaking Bad. Ya en estos últimos episodios ha quedado claro quién es Mike y cómo comienza a relacionarse (literalmente por su cuenta y riesgo) con los traficantes de drogas.

Sin caer en spoilers, podríamos decir que la segunda temporada de Better Call Saul ha sido básicamente esto. De entre todo lo que han dejado los nueve episodios emitidos hasta ahora, me ha gustado especialmente la forma en la que los guionistas de la serie han manejado la evolución de los personajes en este tramo de la historia.

Todos han crecido, sin excepción. Lejos de dar pasos en falso, incluso cuando tienen cientos de dudas y dilemas, los personajes avanzan siempre hacia delante. Jimmy McGill se dirige inevitablemente hacia ese Saul Goodman que descubrimos en Breaking Bad. Con sus trampas, sus recovecos, sus líos, pero sin poder evitar hacer lo que hace por buenas razones. Jimmy es imperfecto, claro, pero no podemos dejar de querer que las cosas le vayan bien a pesar de todo.

Sabíamos que Kim Wexler era inteligente y trabajadora. Esta segunda temporada no solo nos lo ha confirmado, sino que la hemos visto avanzando, segura de sí misma, hacia el futuro que ella ha decidido que quiere vivir. Hemos entrado de lleno en la lucha que tiene Chuck para superar esa enfermedad tan particular y por tratar de hacer una vida normal, si es que eso fuera posible. Y nos hemos acercado a los peligros que han comenzado a rodear a Mike, pero sobre todo, le hemos visto jugarse la vida con la astucia con la que le conocimos en Breaking Bad.

Es inevitable, al hablar de cualquier spin-off, referirse en algún momento a su serie predecesora. Pero Better Call Saul no es uno de estos tipos de ficción que luchan por estirar el argumento de la original unas temporadas más. En absoluto.

Para empezar, porque la historia no sucede después del final de Breaking Bad como podría ocurrir, sino que nos retrotrae al pasado de varios de sus personajes. Luego, porque ha conseguido convertirse en una serie de éxito que podría serlo por derecho propio simplemente por la manera en la que su historia está construida, por sus guiones, por sus personajes y por los actores que los interpretan.

La segunda temporada de Better Call Saul ha sido, a falta de su capítulo final, más que positiva, en una buena continuación de lo que fue la primera. Esta semana se estrena ese décimo y último episodio, en el que veremos el desenlace de las historias planteadas a lo largo de nueve capítulos merecedores de ser vistos.

Qué bien que la hayan renovado para una tercera temporada.

Carolina Méndez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s